(language switcher goes here)

Informe COVID-19

última actualización: 20 de abril de 2020

Aplicación de las Normas Internacionales de Salvaguardia Infantil en el contexto de la pandemia mundial COVID-19

En esta reunión se explica cómo las organizaciones pueden utilizar las Normas Internacionales de Salvaguardia de los Niños para garantizar que hagan todo lo posible para proteger a los niños de los daños causados por su personal, programas, operaciones y asociados en el contexto de la pandemia COVID-19. No es exhaustivo y se actualizará continuamente a medida que el contexto cambie y surjan nuevos desafíos y buenas prácticas.

Contenido

  1. Las normas KCS
  2. Evaluación de riesgos
  3. Implementación de las Normas durante la pandemia

Las normas KCS

Existen cuatro Normas Internacionales de Salvaguardia Infantil:

Norma 1: Política

El desarrollo de una política que describa cómo una organización se compromete a prevenir daños a los niños, esbozando los pasos que se deben tomar en caso de que ocurra un incidente. La política es global en el sentido de que contiene secciones y disposiciones generalmente consideradas estándar, es decir, una declaración clara de compromiso para proteger a los niños, alcance, código de conducta, medidas de prevención identificadas como contratación segura, capacitación del personal y otros, requisitos claros de presentación de informes y formas identificadas de plantear preocupaciones/presentar quejas.

Estándar 2: Personas

La identificación de responsabilidades y expectativas claras para todo el personal y asociados, apoyándolos a comprender y actuar en consecuencia.

Norma 3: Procedimientos

La creación de un entorno seguro para los niños mediante la aplicación de procedimientos de salvaguardia de alta calidad que se aplican en todos los programas y actividades.

Estándar 4: Responsabilidad

El seguimiento y la revisión periódicas de las medidas de salvaguardia de una organización.

Las Normas se basan en el siguiente conjunto de principios:

  • Todos los niños tienen los mismos derechos a la protección contra daños
  • Todo el mundo tiene la responsabilidad de apoyar la protección de los niños
  • Las organizaciones tienen el deber de cuidar a los niños con los que trabajan, están en contacto con, o que se ven afectados por sus actividades y operaciones
  • Si las organizaciones trabajan con socios, tienen la responsabilidad de ayudarles a cumplir los requisitos mínimos en la protección de la infancia
  • Todas las medidas en la salvaguardia de los niños se toman en el mejor interés del niño, que son primordiales

Puede encontrar más información sobre las Normas en la guía de KCS: Las Normas Internacionales de Salvaguardia Infantil y cómo implementarlas.

Protección de los niños en situaciones de emergencia

Hay pruebas sustanciales de que los riesgos de abuso y explotación de los niños aumentan significativamente durante una crisis. Los abusadores pueden aprovechar la oportunidad para abusar o explotar a los niños cuando se está atendiendo la atención y los recursos para hacer frente a la propagación del virus, en algunos casos a expensas de las prácticas de salvaguardia. Además, las organizaciones pueden poner inadvertidamente a los niños en riesgo con programas y operaciones mal diseñados que no consideren adecuadamente la salvaguardia de los riesgos.

Por lo tanto, es fundamental que todas las organizaciones, entre ellas: el gobierno, el sector privado, los donantes y la sociedad civil, no sólo aumenten la vigilancia de la salvaguardia durante esta pandemia, sino que intensifiquen activamente las medidas de salvaguardia de los niños para mitigar el aumento de los riesgos.


Evaluación de riesgos

La evaluación de riesgos es la base para un marco de salvaguardia eficaz. Todas las organizaciones deben llevar a cabo una evaluación detallada y dinámica del riesgo de protección de los niños, garantizando el impacto de Covid-19 y se acrediten las mitigaciones adecuadas. Esto debe incluir el impacto y los riesgos de cualquier cambio de personal, recursos o programáticos como resultado de COVID-19.

La evaluación de riesgos implica siete etapas

Establecer el contexto, el alcance y el establecimiento de su organización

La siguiente es una lista no exhaustiva de preguntas para ayudar a identificar los riesgos de salvaguardia (para cada uno considerar cómo ese riesgo puede verse afectado por la pandemia):

  • ¿Su organización se encuentra en lugares donde el abuso infantil es frecuente?
  • ¿Su organización se encuentra en lugares donde las leyes y las autoridades son débiles para responder al abuso infantil?
  • ¿Cómo se ve afectada la capacidad actual de protección de la infancia, salud, bienestar social y sistemas jurídicos por la crisis actual? ¿Qué significará esto para sus sistemas de informes y respuestas?
  • ¿Cómo se han visto afectados los niños por la crisis actual? Por ejemplo, las medidas de cuarentena y aislamiento pueden haber dado lugar a cierres de la escuela o de cuidado sin hijos o a un aumento de los obstáculos para denunciar incidentes.
  • ¿Su organización tiene experiencia en trabajar en situaciones de emergencia?
  • ¿Sus programas incluyen responder o trabajar con niños vulnerables, como niños con discapacidades, niños de grupos minoritarios, niños de la calle, niños abusados sexualmente, entre otros?
  • ¿Niños en cuidadoresidencial?
  • ¿Qué nivel de participación infantil tiene su organización (por ejemplo, talleres, eventos con niños)?
  • ¿Utiliza su organización fotos e historias de niños para comunicar su trabajo o para recaudar fondos?
  • ¿Qué nivel de trabajo general con niños tiene su organización?
  • ¿Su personal y su nivel de recursos se ven afectados por la pandemia? ¿Qué significa esto para su capacidad para implementar un marco de salvaguardia sólido?
  • ¿Cuál es el nivel de rotación de voluntarios comunitarios, consultores u otro personal que a menudo está muy alejado de los procesos de oficina, como la salvaguardia y el código de conducta de capacitación o información, o que trabajan en áreas remotas con monitoreo poco frecuente? ¿Cómo se ha visto afectado por la pandemia?
  • ¿Se ha capacitado a los altos directivos con responsabilidades especiales para la implementación de políticas y procedimientos de salvaguardia infantil sobre la ejecución de sus responsabilidades de salvaguardia? ¿Cómo se ha visto afectado por la pandemia?
  • ¿Han asistido los coordinadores de salvaguardia a un taller de salvaguardia/capacitación diseñado específicamente para los coordinadores de salvaguardia designados?
  • ¿Cuál es el nivel de confianza de su organización en los socios para implementar su(s) programa(s)?
  • ¿Cómo se ha visto afectada su capacidad para controlar a sus parejas por la pandemia?
  • ¿Sus socios tienen experiencia en trabajar en emergencias?
  • ¿Los programas de sus parejas incluyen responder o trabajar con niños vulnerables, como niños con discapacidades de aprendizaje, niños de grupos minoritarios, niños de la calle, niños abusados sexualmente, entre otros?
  • ¿Los programas de sus socios incluyen responder o trabajar con niños en cuidados residenciales?
  • ¿Qué nivel de participación de sus hijos tienen sus parejas (por ejemplo, talleres, eventos con niños)?
  • ¿Qué nivel de trabajo general con niños tienen sus parejas?

Identificar el impacto potencial de su organización o el contacto con niños

Es importante identificar las diferentes formas en que una organización entra en contacto con los niños, incluso cuando los niños pueden no ser el foco principal. A continuación, para identificar con quién de la organización tiene contacto, acceso o impactos en los niños. El contacto con los niños no siempre implica contacto personal. También se puede hacer a través de Internet, y otras formas de medios sociales, a través de cartas, y por teléfono. El contacto con los niños puede tener lugar a través de personas, programas y operaciones.

Entre las preguntas que se hacen se encuentran:

  1. ¿Con qué frecuencia la organización tiene contacto con los niños?
  2. ¿Dónde tiene lugar el contacto?
  3. ¿Cuál es el tipo de contacto? Por ejemplo: personal uno a uno con grupos infantiles; asesoramiento individual entre el personal y el niño

Esto debe incluir:

    • Personas: fideicomisarios, personal, voluntarios, consultores, medios de comunicación, visitantes, socios, contratistas u otros asociados contratados por la organización
    • Programas: los servicios y actividades que son entregados por la organización
    • Operaciones:las funciones clave que una organización debe llevar a cabo para ser eficaces
    • Socios

¿Cómo ha cambiado esto durante la pandemia?

Identificar y analizar los riesgos potenciales de ese impacto o contacto

Cada área en la que una organización puede tener contacto o tener impacto en los niños (como personas, programas y operaciones y socios) debe examinarse para identificar posibles riesgos de daño, como abuso físico, abuso sexual, abuso emocional, negligencia, aseo en línea, ciberacoso, entre tipos de daño.

Evaluar los riesgos en términos de probabilidad de que puedan ocurrir y la gravedad del impacto en los niños

Cada riesgo potencial de daño debe clasificarse de acuerdo con los siguientes niveles de importancia del riesgo:

  • Alto: Es muy probable que ocurra un impacto significativo en el niño.
  • Medio: Es muy probable que ocurra o un impacto significativo en el niño.
  • Bajo: Menos probabilidades de ocurrir y menos impacto en el niño.

Implementación de estrategias para minimizar y prevenir el riesgo

El siguiente paso es acordar estrategias de mitigación para eliminar el riesgo o, si no es posible, minimizarlo. Cada acción debe tener un propietario de riesgo definido con una fecha límite y recursos adecuados asignados.

Las mitigaciones podrían incluir la implementación de uno o más de los siguientes:

Sistemas y procesos: revisar los sistemas y/o procesos actuales

Será necesario adaptar los sistemas y procesos existentes, como los sistemas de evaluación de riesgos y control de calidad, los procesos de diseño e implementación de programas y proyectos y los procesos de presentación de informes trimestrales o anuales. Es posible que deban desarrollarse o desarrollarse otros nuevos en el contexto de la pandemia, como los procesos para informar sobre preocupaciones sospechosas o reales sobre los niños.

Cultura organizacional: fortalecer la cultura de salvaguardia organizacional

Es posible que sea necesario realizar cambios en la cultura de la organización para que la protección de los niños se considere relevante e importante para la organización y que sea abierta y transparente sobre sus medidas y cómo aborda las preocupaciones e incidentes. La cultura organizacional está determinada por una serie de factores, incluyendo el estilo de gestión y liderazgo, el enfoque de los negocios y, en algunos casos, dónde se encuentra.

Prácticas y procedimientos de políticas: cambiar las prácticas y procedimientos de las políticas existentes

Las políticas, prácticas y procedimientos existentes deberán adaptarse para integrar la protección de los niños, incluida su política de reclutamiento y selección, así como los procedimientos y el código de conducta del personal. Es posible que sea necesario introducir nuevas políticas, prácticas y procedimientos, como una política de denuncia para apoyar al personal que plantea preocupaciones.

Roles y responsabilidades: cambiar roles existentes o agregar nuevos roles

Habrá que introducir cambios en las funciones y responsabilidades existentes para garantizar que las responsabilidades se articulen claramente para el personal con funciones específicas de salvaguardia y que sea necesario introducir e incluir nuevas funciones en consecuencia.

Fortalecimiento de capacidades: proporcionar inducción adicional, capacitación

Se requerirá una serie de iniciativas de creación de capacidad para informar y educar al personal y a los asociados sobre sus responsabilidades y obligaciones de salvaguardar a los niños. Estos tendrán que ser apropiados para su organización.

Revisar y revisar los riesgos y las medidas preventivas

Su evaluación de riesgos debe ser dinámica y revisarse periódicamente. Compruebe que sus estrategias de mitigación están funcionando. Esto es especialmente importante durante una situación de emergencia, como la pandemia actual. Es importante asegurarse de que el riesgo de daño a los niños por parte de su personal, programas u operaciones no ha cambiado y que no es necesario tomar medidas adicionales. La evaluación del riesgo también debe revisarse si se producen cambios que puedan aumentar el riesgo de daño a los niños.

Comunicar y consultar

Al evaluar los riesgos de daño a los niños y desarrollar estrategias de mitigación, es importante consultar con las principales partes interesadas de una organización, tanto internas como externas. Si es posible, se debe consultar a los niños y a sus cuidadores al identificar los riesgos de daño, aunque eso no siempre es fácil durante una emergencia. Las partes interesadas clave, incluidos los niños y sus carreras, deben ser informadas de los riesgos que se han identificado y de cómo se abordarán. Una vez más, si es posible, los niños y sus cuidadores deben participar en el seguimiento de la eficacia de la aplicación de las estrategias de mitigación. Es posible que sea necesario desarrollar materiales aptos para los niños y materiales en idiomas locales.


Implementación de las Normas durante la pandemia

Keeping Children Safe recomienda que todas las organizaciones apliquen el marco de salvaguardia infantil contenido en la guía de KCS: Las Normas Internacionales de Salvaguardia Infantil y cómo implementarlas.

Las organizaciones pueden evaluar qué tan cerca o lejos están de cumplir con las Normas utilizando la herramienta de autoevaluación en línea de KCS. O póngase en contacto con el equipo de KCS para una revisión más detallada.

Las siguientes son consideraciones mínimas clave para la aplicación de las Normas durante la pandemia. Dependiendo del contexto, habrá otros.

Norma 1: Política

Puede ser que la política de protección de niños de su organización no refleje con precisión su respuesta a Covid-19. Es importante que las organizaciones revisen y revisen su política de salvaguardia infantil y la mantengan bajo revisión a medida que las circunstancias sigan evolucionando. Podría considerar adjuntar un anexo a su política de protección infantil existente que resume cualquier cambio clave relacionado con COVID-19. Entre otras cosas, la política revisada de salvaguardia de los niños debería reflejar:

  • cualquier consejo actualizado recibido de los socios de salvaguardia locales
  • cualquier consejo actualizado recibido de las autoridades locales con respecto, por ejemplo, a los mecanismos de presentación de informes y los umbrales de remisión
  • lo que el personal y los voluntarios deben hacer si tienen alguna preocupación acerca de un niño que salvaguarda la preocupación
  •  la necesidad de una mayor vigilancia de la salvaguardia en situaciones de emergencia
  • la importancia continua de que todo el personal y los voluntarios actúen inmediatamente sobre cualquier preocupación de salvaguardia.

Estándar 2: Personas

Recordar

Durante la pandemia, el personal puede cambiar rápidamente: se le pueden dar nuevas responsabilidades, el personal puede ser redistribuido, desnatado, enfermo o aislado o nuevos miembros del personal podrían ser traídos. Por lo tanto, es crucial garantizar que todo el personal sea consciente de quién tiene las responsabilidades en la organización para garantizar la aplicación de la política de salvaguardia y sus procedimientos. También es crucial garantizar que las actualizaciones periódicas se realicen cada vez que se produzca un cambio de personal que repercuta en la división de la responsabilidad. Esta actualización tendrá que ser fechada y ampliamente difundida. Todo el personal y los voluntarios ya deberían haber recibido capacitación sobre la protección de los niños y estar familiarizados con la política, las prácticas y los procedimientos de protección de los niños de su organización. Lo importante para este personal será la conciencia de cualquier nuevo arreglo local para que sepan qué hacer si están preocupados por un niño.

Los líderes deben comunicar interna y externamente la necesidad de una mayor vigilancia de la salvaguardia durante la pandemia. Esa salvaguardia sigue siendo una prioridad crítica para la organización, que habrá tolerancia cero de las violaciones del código de conducta y que la seguridad y el bienestar de los niños siguen siendo primordiales.

Asegúrese de que todo el personal y los voluntarios entiendan, hayan firmado y acepten cumplir con su Política de Salvaguardia Infantil actualizada, el Código de Conducta y otras políticas relevantes.

Asegurar que todo el personal, los voluntarios y los trabajadores en contrato sean conscientes de las responsabilidades de protección de sus hijos y sepan cómo identificar y mitigar los riesgos dentro de sus esferas de trabajo. Hincapié:

  • la necesidad de una mayor vigilancia de la salvaguardia durante la pandemia
  • que la salvaguardia es una prioridad organizativa crítica
  • tolerancia cero para las violaciones del código de conducta
  • la responsabilidad continua de actuar de inmediato sobre cualquier preocupación de salvaguardia
  • cualquier cambio en el procedimiento de presentación de informes y respuesta como resultado de la pandemia.

Personal designado de protección infantil y puntos focales

Durante la pandemia, se deben hacer todos los esfuerzos posibles para dar prioridad a la salvaguardia y a mantener una dotación de personal y recursos adecuados. Deberían adoptarse acuerdos de contingencia sólidos en caso de que el personal no esté disponible.

Asegúrese de que su lista actual de Puntos Focales de Protección Infantil esté actualizada y de que incluyan números de contacto que se sabe que funcionan. Si alguna ubicación no tiene un Coordinador de Protección Infantil, tenga un plan para llenar esa vacante lo más rápido posible.

Asegurar que todos los Puntos Focales de Protección Infantil hayan recibido capacitación y puedan llevar a cabo su función en una emergencia.

Asegúrese de que los Puntos Focales de Salvaguardia Infantil puedan llevar a cabo evaluaciones sobre posibles mayores riesgos de salvaguarda infantil como resultado de COVID-9 en asociación con otro personal, y que sean capaces de adaptar las herramientas y procedimientos existentes en consecuencia.

El escenario óptimo es que un centro de coordinación de protección de niños designado esté en el lugar en cada ubicación física. Cuando esto no sea posible, especialmente si el personal y /o los voluntarios están trabajando desde casa, tenga en cuenta lo siguiente:

  • un centro de coordinación de protección de niños puede estar disponible para ser contactado por teléfono o video en línea, o organizar compartir un centro de coordinación de protección de niños con otra organización local (por ejemplo, una organización asociada), que luego estaría disponible por teléfono o video en línea

Si no se dispone de un coordinador designado de protección de niños a través de cualquiera de las dos opciones anteriores, considere la posibilidad de que una persona de alta dirección debidamente capacitada y examinada asume la responsabilidad de coordinar la salvaguardia en el lugar. Esto podría incluir la actualización y gestión del acceso a los archivos de protección de los niños, la coordinación con las autoridades legales, entre otras responsabilidades.

Todos los fideicomisarios, el personal, los voluntarios y los consultores, así como los niños y sus cuidadores deben saber quiénes son los coordinadores de protección de los niños designados y cómo ponerse en contacto con ellos en un día determinado.

Contratación y supervisión del personal

Todo el personal y los voluntarios deben ser supervisados adecuadamente, especialmente aquellos recientemente contratados durante la emergencia. Está bien documentado que los abusadores intentan acceder a niños y adultos en circunstancias vulnerables haciéndose pasar por “ayudantes” durante emergencias como la actual crisis de salud. Por lo tanto, en ningún caso debe flexionarse los controles de salvaguardia durante el reclutamiento, en la mayoría de los casos, debe desplegarse una vigilancia adicional.

Consideraciones mínimas para la contratación

Cuando esté diseñando el trabajo, analice el rol y piense en las cuestiones de la protección y el riesgo de los niños en ese trabajo:

  • ¿Qué contacto con los niños implicará el trabajo?
  • ¿Tendrá el empleado acceso no supervisado a los niños o ocupará un puesto de confianza?
  • ¿Qué otro tipo de contacto puede tener la persona con los niños (por ejemplo, por correo electrónico, teléfono, carta, Internet)?
  • Desarrollar descripciones claras de los trabajos, términos de referencia /informes de roles para todos los puestos, incluidos los contratos a corto plazo, o cuando se contraten consultores
  • Asegúrese de que los criterios de selección describen la experiencia relevante necesaria si el puesto implica el trabajo directo con los niños
  • Asegúrese de que el compromiso de mantener a los niños seguros esté incluido en los detalles de cualquier puesto enviado a los posibles candidatos al trabajo
  • Desarrollar formularios de solicitud que soliciten consentimiento para obtener información sobre las condenas pasadas de una persona / procedimientos disciplinarios pendientes
  • Solicite documentación para confirmar la identidad y la prueba de las cualificaciones pertinentes.
  • Asegúrese de tener un proceso de entrevista bien planeado: asegúrese de que los entrevistadores tengan la experiencia y el conocimiento relevantes sobre la protección de la infancia y las mejores prácticas
  • Incluya algunas preguntas específicas en la entrevista que dibujen las actitudes y los valores de las personas en relación con la protección de los niños. ¿Pueden dar ejemplos de dónde han actuado para proteger a un niño, qué aprendieron de esto y qué impacto ha tenido su práctica actual?
  • Tome hasta tres referencias, incluyendo algunas de empleados anteriores u otras que tengan conocimiento de la experiencia y la idoneidad del candidato para trabajar con niños
  • Verificar la identidad de los árbitros
  • Realizar tantas verificaciones de antecedentes como sea posible
  • Considere el uso de períodos de prueba de empleo para garantizar la idoneidad una vez en el puesto.

Haga que sea una práctica estándar:

  • Haga preguntas sobre las pausas de desempleo prolongadas en los currículos
  • Haga preguntas sobre la motivación de las personas para trabajar en organizaciones juveniles
  • Haga preguntas sobre su relación con los árbitros – esto a menudo ha revelado que el árbitro sólo tiene una pequeña cantidad de conocimiento sobre la persona
  • Asegúrese de que se realizan comprobaciones de referencia y póngase en contacto con al menos dos personas. Si los árbitros no son adecuados, obtenga más
  • Compruebe y/o asegure siempre a los árbitros de las organizaciones infantiles
  • Consulte con otros árbitros o gerentes en una organización dada por el candidato. A menudo la mejor persona para comprobar, junto con el árbitro dado, es el gerente senior o director
  • Pregunte a los árbitros sobre la idoneidad del candidato para tener contacto directo con los niños. Otra buena pregunta es: ‘¿Sabe el árbitro algún problema o incidente que involucre al candidato y su contacto con los niños?’
  • Tome nota de los comentarios del árbitro y colóquelos en el archivo personal del candidato
  • Mantener el currículum de la persona en su archivo personal, si es reclutado, junto con las notas hechas durante la entrevista
  • Tener dos empleados internacionales y un miembro del personal nacional en cada entrevista para permitir que cada persona aporte sus sentimientos sobre la idoneidad del candidato para tener acceso a los niños.

Norma 3: Procedimientos

Informes y respuestas

Keeping Children Safe recomienda a todas las organizaciones implementar la guía de KCS: Gestión de denuncias graves de protección de niños al responder a preocupaciones de salvaguardia.

Si aún no lo ha hecho, complete un mapeo de los servicios actualmente disponibles localmente para sobrevivientes (asegúrese de entender cómo estos se verán afectados por la pandemia) y obtenga un mapeo legal del país en el que está trabajando con respecto a las leyes pertinentes relacionadas con la protección de los niños y la protección de la infancia, incluyendo el abuso de niños y adultos, la disponibilidad de controles de antecedentes penales , cualquier obligación de informar a las autoridades locales, entre otros temas.

Comprender las barreras que los niños pueden enfrentar a los informes en este contexto. Por ejemplo, la falta de privacidad en el hogar, la falta de acceso al personal de salvaguarda, etc.

Asegúrese de que dispone de mecanismos adecuados de protección de los niños que protejan los informes, la respuesta y la remisión que también sean amigables con los niños y se adapten al contexto actual.

Asegurar que existan procesos claros con respecto a las derivaciones a las autoridades legales (por ejemplo, la policía, el bienestar social, entre otros) en cuestiones de posible abuso/daño infantil por parte del personal, socios, voluntarios y que haya una comprensión clara y documentada de lo que constituye un acto criminal a nivel local. Sea claro cómo es probable que esto se vea afectado por la pandemia y adapte las prácticas y los procesos en consecuencia.

Haga esfuerzos adicionales para asegurarse de que los niños y los padres sepan a dónde ir si necesitan ayuda: Déles los datos de contacto de emergencia para su equipo de protección (utilice los números de teléfono de trabajo). Comparta el número y la página de las líneas de ayuda nacionales para niños con niños. Publíquelo en su sitio web o encuentre otras formas seguras de distribuirlo a los niños y sus cuidadores.

Háguele a las comunidades donde trabaja saber, por medios apropiados, cómo pueden informar de cualquier preocupación de salvaguardia, incluida la forma en que esto se manejará durante la pandemia.

Asegúrese de que sus socios tengan sus políticas y procedimientos de protección de niños. Si no, deberían aceptar acatar el tuyo. Incluya esto como un addendum a su acuerdo de asociación existente. Así como mecanismos adecuados de protección de los niños, la respuesta y los mecanismos de remisión adaptados al contexto cambiante.

Si financia o proporciona apoyo para la creación de capacidad a las organizaciones durante la pandemia, cree una diligencia debida adicional y apoyo en materia de salvaguardia.

Si el personal está trabajando de forma remota, asegúrese de que tenga los datos de contacto de su equipo de protección y pueda acceder a sus sistemas de grabación e informes.

Si los niños ya no participan en persona en sus programas y proyectos debido a COVID-19, planee registrarse con estos niños y establezca cómo se mantendrá en contacto. Considere la posibilidad de hacer coincidir a cada niño con un nivel de riesgo al que cree que está expuesto, lo mejor que pueda. Esto le ayudará a centrar su atención en los niños más necesitados y a desarrollar un plan de contacto proporcionado para si no están en sus ubicaciones.

Un sistema que se ha sugerido es así:

Rojo: niños que corren el mayor riesgo de sufrir daños o negligencia

Amber: niños con un riesgo moderado de daño o negligencia

Azul:usted puede tener algunas preocupaciones, o el niño ha estado previamente en ‘rojo’ o ‘ámbar’ y todavía necesita ser monitoreado

Su plan para registrarse con niños vulnerables debe contener:

  • Con qué frecuencia estará en contacto con cada niño. Es probable que esto sea al menos una vez a la semana, y dos veces por semana para los niños de mayor riesgo. Decidir caso por caso, dependiendo del nivel de riesgo.
  • ¿Quién estará en contacto y cómo? ¿En persona, por teléfono o por ambos?
  • Si va a utilizar plataformas de aprendizaje en línea u otra tecnología para registrarse con niños
  • Cómo registrará salve las actualizaciones de los niños y sus necesidades, y las decisiones sobre lo que hará a continuación
  • ¿Qué sucede si no puede hacer contacto o necesita escalar las preocupaciones
  • Cómo compartirá información con otras agencias.

Los niños pueden estar en mayor riesgo de abuso en línea como resultado de la crisis.  Esto podría incluir ser arreglado o coaccionado, estafado o intimidado en línea. Asegúrese de que existen políticas, procedimientos y sistemas de monitoreo adecuados para proteger la información de los niños y los niños en sus sistemas de TI o cuando utilicen su sitio web o recursos en línea.   Siga y comparta la orientación seguida por INTERPOL sobre cómo mantener a los niños seguros en línea.

Considere quién tiene los conocimientos técnicos para mantener arreglos de TI seguros. Considere también cuáles son sus arreglos de contingencia si su personal de TI deja de estar disponible.

 Cuando se le preocupa

  • Asegúrese siempre de que el niño esté a salvo. Abordar las necesidades inmediatas de salud y bienestar del niño.
  • Reporte cualquier inquietud de acuerdo con los procedimientos de la oficina local aplicables.
  • Se puede hacer un informe al director correspondiente (País, Regional, Nacional, IH) dependiendo de la ubicación del abuso, o a su gerente de línea o punto focal designado de protección infantil inmediatamente (pero dentro de un máximo de 24 horas).
  • Una acusación de abuso infantil es un problema grave. Al seguir la Política de Salvaguardia Infantil y los procedimientos locales, es esencial que todas las partes mantengan la confidencialidad. Usted debe compartir información puramente sobre una base de “necesidad de saber”. Además, a menos que se haya demostrado el abuso, siempre debe referirse al “presunto abuso”.
  • Cooperar plenamente en cualquier investigación de preocupaciones y acusaciones.
  • Todas las oficinas deben tener procedimientos escritos relacionados con la presentación de informes y la respuesta a las cuestiones de salvaguardia de los niños. Estos también deben estar disponibles en los idiomas locales y el personal debe estar familiarizado con ellos. Pida al Centro de Coordinación de Salvaguardia Infantil de su oficina una copia de los procedimientos locales.
  • Si no está seguro de qué hacer, puede hablar con el Punto focal de protección infantil o con su gerente sénior.

Estándar 4: Responsabilidad

  • Durante las emergencias, los procedimientos de protección infantil tendrán que ser monitoreados y evaluados con frecuencia, ya que la situación de rápido cambio significará que usted necesita hacer ajustes constantes
  • Se debe llevar a cabo un seguimiento y una evaluación periódicos de todos los sitios del proyecto (incluidos los de las organizaciones asociadas). En persona, es posible que no sea posible visitar durante la pandemia. En este caso, los métodos de monitoreo y evaluación remotos tendrán que ser diseñados e implementados
  • Asegurar que los recursos humanos y financieros necesarios para los esfuerzos de monitoreo y evaluación estén disponibles
  • Exigir que se adelen procesos sistemáticos para preguntar a los niños y a los padres / cuidadores sobre sus puntos de vista sobre las políticas y procedimientos para mantener a los niños seguros. Una vez más, esto puede no ser posible hacer en el lugar durante la pandemia. Deben considerarse otros métodos, incluidas las plataformas en línea
  • Asegurar que todos los incidentes, denuncias y denuncias de abuso sean registrados y monitoreados
  • Existen acuerdos para supervisar el cumplimiento de las políticas y procedimientos de protección de la infancia
  • Se hace un resumen del número de incidentes de abuso y el número de quejas
  • Las visitas de seguimiento y evaluación verifican que las Medidas de Salvaguardia Infantil sean conocidas y comprendidas por los asociados y las comunidades interesadas; se llevan registros de estas visitas. Esto puede tener que hacerse de forma remota
  • Las visitas de monitoreo y evaluación verifican que los procedimientos identificados para la notificación y respuesta a los casos sean actualizados y funcionales y que se mantengan registros de estas visitas. Si las visitas son posibles. De lo contrario, esto tendrá que ser verificado de forma remota
  • Los ajustes se realizan a la luz de los resultados de monitoreo y evaluación y las quejas recibidas; registros se mantienen de los pasos tomados
  • Se lleva un registro de todas las visitas de monitoreo y evaluación (ya sea in situ o remotas), incluyendo quién las llevó a cabo, y qué visitas futuras están planificadas.

Después de la crisis será importante asegurarse de que los casos de protección de los niños que aún no se han resuelto todavía se están tratando. Esto incluye investigaciones inacabadas. Si su organización ha proporcionado apoyo médico o psicosocial a un sobreviviente, tendrá que asegurarse de que este apoyo continúe, si todavía es necesario.

Se deben hacer esfuerzos para aprender de cómo su organización planeó, implementó, supervisó y evaluó la protección de los niños durante esta pandemia. Las lecciones aprendidas deben utilizarse para revisar y revisar, si es necesario, la política, las prácticas y los procedimientos de protección de su hijo. Cualquier laguna en la salvaguardia debe ser identificada y; revisar y, si es necesario, deben actualizarse las funciones y responsabilidades de salvaguardia; y cualquier necesidad adicional de capacitación debe ser identificada y abordada.

Stay up-to-date

Join thousands of child safeguarding practitioners from around the world to receive news and updates about our online courses, workshops, conferences, and special announcements.

By signing up for our newsletter, you agree for KCS to use your data in accordance with the applicable Data Protection Law. View our Privacy Policy.

By signing up for our newsletter, you agree for KCS to use your data in accordance with the applicable Data Protection Law. View our Privacy Policy.

Al suscribirse a nuestro boletín, acepta que KCS utilice sus datos de acuerdo con la Ley de Protección de Datos aplicable. Observe nuestra política de privacidad.